Sara Kulturhus, Skellefteå, Suecia

Un hub urbano en medio de la naturaleza De vuelta a las raíces

¿Un hub urbano cerca del círculo polar ártico? En septiembre de 2021, en Skellefteå, una ciudad del extremo norte de Suecia, abrió sus puertas un edificio de gran altura. Desde el piso 20, los visitantes pueden admirar la inmensidad de los bosques y un archipiélago cercano en el Mar Báltico. Skellefteå es famosa por su entorno salvaje y virgen, las espectaculares auroras boreales en los oscuros meses de invierno y los pintorescos bosques y lagos cercanos. Recientemente, en Skellefteå también se ha inaugurado un nuevo hito arquitectónico.

Una mezcla de tradición y modernidad

El Sara Kulturhus –que toma el nombre de la escritora sueca Sara Lidman, que creció aquí– ha pasado a dejar una huella duradera en el horizonte de la ciudad. Con 80 metros de altura, esta estructura de 20 plantas es uno de los edificios de madera más altos del mundo. El centro alberga un teatro, un museo, una galería de arte, la biblioteca municipal y un moderno hotel con 205 habitaciones, un spa y varios restaurantes. La madera utilizada en la construcción del edificio proviene de los bosques de la zona y se transformó en módulos de construcción en Bygdsiljum, a sólo 60 kilómetros de Skellefteå. Con este edificio, el despacho de arquitectura White Arkitekter –al que se adjudicó el proyecto tras un concurso internacional– se inscribe en la larga tradición de construcción en madera de la región.

Reciclar es genial

Al mismo tiempo, los arquitectos y el ayuntamiento de Skellefteå también están dando ejemplo en el Sara Kulturhus, ya que la sostenibilidad está presente en todo el edificio. Entre otros aspectos, las diferentes tecnologías energéticamente eficientes e interconectadas entre ellas desempeñan un papel importante. Aquí, en el extremo norte, la luz solar también se utiliza como una importante fuente de energía, junto con otros elementos como baterías y bombas de calor eficientes que garantizan que la energía se gestione con el mayor cuidado posible. En el interior del centro también se palpa la consciencia de los costes y el respeto al medio ambiente. Se restauraron muchos muebles antiguos y se reutilizaron telas y materiales viejos para las instalaciones y accesorios, e incluso algunas lámparas de araña antiguas han recibido una nueva vida en el Sara Kulturhus.

El socio adecuado

La empresa constructora HENT, responsable de la ejecución del proyecto del centro cultural, confió en la mano experta de Geberit en lo que se refiere a las instalaciones hidrosanitarias. Geberit contribuyó a este edificio ecológico con una amplia gama de productos como el sistema de desagüe Supertube, los sistemas de tuberías Mepla, los bastidores de instalación Duofix y las porcelanas sanitarias Ifö, fabricados en la planta de Geberit de Bromölla (Suecia). Geberit demuestra una y otra vez que es el socio adecuado para los proyectos sostenibles en el sector de la arquitectura.

Imágenes