Alegato a favor de la bañera

Bañera blanca Geberit Soana

La tendencia es clara: las duchas, especialmente las que están a ras del suelo, han ganado el terreno a la bañera de toda la vida. La velocidad con la que las duchas ganan en popularidad es prácticamente la misma con la que las bañeras pierden el apoyo del público.

Aunque, en realidad, ningún otro producto sanitario puede competir con la bañera. Es el símbolo del bienestar, encarna la higiene personal en su forma más pura, por así decirlo. Cleopatra se bañaba en leche, no se duchaba en ella.

Si no se llama Cleopatra y solo tiene un cuarto de baño, seguro que le basta la solución clásica: una bañera con cabezal de ducha y mampara. Con más espacio, es más fácil elegir y hasta se puede considerar una bañera alejada de las paredes.

No obstante, tenga cuidado: más espacio no debería tentarle a elegir una bañera más grande. No es casualidad que el tamaño estándar de la bañera acostumbre a ser de 175 por 70 o 75 centímetros, ya que la bañera debe ajustarse al tamaño de su cuerpo y adaptarse como un zapato.

Queda un detalle por considerar que, a largo plazo, es de los más importantes: el funcionamiento del desagüe. A la hora de probar la bañera (tan importante como probarse unos zapatos nuevos), es crucial que se asegure de que este mecanismo no estorba para que no pueda estropearle la experiencia del baño.

Productos de baño

¿Qué baño le gustaría?

Un cuarto de baño bien elaborado responde a toda una serie de deseos y necesidades. Pero, ¿cuáles son sus necesidades? ¿Prioriza el espacio, la limpieza o el diseño? ¿Desea productos de fácil uso o prefiere ese plus de confort que le ofrece, por ejemplo, el inodoro bidé Geberit AquaClean? ¿O es usted un amante del diseño universal? Sean cuales sean sus necesidades, simplificamos su vida cotidiana con soluciones de baño inteligentes.

Más espacio en el baño
Más limpieza en el baño
Un diseño más funcional en el baño
Más confort en el baño
Menos barreras en el baño
Más elementos fáciles de usar en el baño