Los baños de ayer y hoy

¿Para usted ducharse también es como tomarse unas pequeñas vacaciones, un momento personal para mimar el cuerpo y el alma?

Tiempo para uno mismo. ¿Dónde podemos disfrutar de esos momentos en la actualidad? Correcto, en la ducha de nuestro cuarto de baño. Cuando el agua tibia gotea lentamente sobre la piel y un suave chorro de agua masajea la cabeza, se respira de otra manera. Después de la experiencia, no solo estamos limpios, sino también relajados. En resumen: nos sentimos bien en nuestro cuerpo. Pero el agua no siempre fue sinónimo de limpieza y relajación. En el siglo XVII y a principios del XVIII, lavarse con agua quedaba descartado porque se consideraba que la humedad era portadora de enfermedades al entrar en contacto con la piel.

Un niño se baña en una bañera de madera antigua
Geberit Citterio

Auténtico confort

Hoy en día un baño con ducha es lo normal, ¿verdad? Sí, cierto, en muchas partes del mundo es así. Pero a mediados del siglo XIX, la gente todavía acudía a un establecimiento público de lavado y baño para ocuparse de su higiene personal, e incluso nuestros abuelos todavía recuerdan cómo era cuando toda la familia se reunía los sábados por la tarde para bañarse por turnos en una especia de bañera de madera o metal instalada en la cocina. No fue hasta mediados del siglo XX cuando el cuarto de baño se estableció como una habitación independiente en las viviendas. En los años 50, el aspecto del baño era secundario; la función de limpieza diaria era lo importante. Los baños eran muy pequeños y la atención se centraba en la privacidad. No fue hasta la década de los 2000 cuando el cuarto de baño pasó a ocupar un espacio más abierto, a menudo más amplio, sin cabinas de ducha ni paredes divisorias, en el marco de una nueva identificación con el cuerpo.

Los sano es lo que nos sienta bien

Hoy en día, en plena época del culto al cuerpo, pasamos cada vez más tiempo en el baño y hemos desarrollado nuestros propios rituales de cuidado corporal para sentirnos bien. Según un estudio de la sociedad alemana de investigación del consumo, el 41% de los encuestados respondió que el cuarto de baño es un importante lugar de retiro. Para el 70%, la relajación juega un papel importante. Las duchas de bienestar, los programas de fragancias y los juegos de iluminación están en auge, al igual que las tecnologías de sonido y entretenimiento. Otra de las conclusiones del estudio es que, entre otros aspectos, el 70% de los mayores de 55 años opina que: «La higiene personal es un requisito importante para sentirme joven».

La vista también se ducha

Por cierto, todos aquellos que quieran crear una sensación perfecta de bienestar en el baño deben tener en cuenta lo siguiente: el diseño, los materiales, la estructura del espacio y el mobiliario, así como una iluminación armoniosa son fundamentales. Solo el mobiliario de alta calidad combinado con los rituales de cuidado corporal personales permite crear el ambiente perfecto para sentirse bien y conseguir que afloren las ideas creativas durante la relajación.

Productos de baño

¿Qué baño le gustaría?

Un cuarto de baño bien elaborado responde a toda una serie de deseos y necesidades. Pero, ¿cuáles son sus necesidades? ¿Prioriza el espacio, la limpieza o el diseño? ¿Desea productos de fácil uso o prefiere ese plus de confort que le ofrece, por ejemplo, el inodoro bidé Geberit AquaClean? ¿O es usted un amante del diseño universal? Sean cuales sean sus necesidades, simplificamos su vida cotidiana con soluciones de baño inteligentes.

Más espacio en el baño
Más limpieza en el baño
Un diseño más funcional en el baño
Más confort en el baño
Menos barreras en el baño
Más elementos fáciles de usar en el baño