El tabú de ir al baño

Antes de la invención del inodoro con descarga de agua en el siglo XVIII, las necesidades se realizaban prácticamente en cualquier lugar fuera de la casa, todo muy sencillo y sin vergüenza alguna. No fue hasta el siglo XX cuando se generalizó la instalación de inodoros en el hogar. Hasta entonces, los inodoros privados estaban reservados a un grupo reducido incluso dentro de la élite. Cuanto más privado se volvía el uso del inodoro, menos se hablaba de la «visita al inodoro». Esta tendencia ha llegado tan lejos que hoy en día algunas personas se avergüenzan incluso de poner el papel higiénico en la cinta transportadora de la caja del supermercado o de llevarlo a casa bajo el brazo.

Mujer en un cuarto de baño

En casa estamos más cómodos

Tememos que alguien puede notar los rastros de nuestra visita o los olores desagradables por el camino. Así que en el trabajo a menudo nos aguantamos hasta altas horas de la tarde para poder «hacerlo» en casa. Esta visión coincide con los resultados de una encuesta representativa del instituto Forsa. El 69% de los encuestados dijo que prefería hacer sus necesidades en casa.* En este contexto, la sensación de un entorno familiar es determinante. Según Nick Haslam, profesor de psicología australiano, todo lo que sentimos y pensamos tiene un efecto directo en nuestro cuerpo y, por tanto, también en las visitas al baño. Y como nos sentimos seguros y cómodos en casa, el intestino se relaja. Es entonces cuando el cuerpo nos pide ir al baño.

Viva el inodoro

¿Alguna vez ha inspeccionado su inodoro más de cerca? Probablemente no. Una pena. Un invento tan importante merece mucha más atención. Al fin y al cabo, los inodoros son nuestros compañeros diarios y tienen una influencia directa en nuestro bienestar. Hoy en día, además de los modelos de inodoros convencionales, también existen los que cuentan con una funcionalidad de ducha integrada y de eliminación de olores. Estas funciones elevan a una nueva dimensión de limpieza y bienestar después de visitar el inodoro.

* Resultado de la encuesta Forsa encargada por Geberit relativa al uso del inodoro de la población alemana.

Productos de baño

¿Qué baño le gustaría?

Un cuarto de baño bien elaborado responde a toda una serie de deseos y necesidades. Pero, ¿cuáles son sus necesidades? ¿Prioriza el espacio, la limpieza o el diseño? ¿Desea productos de fácil uso o prefiere ese plus de confort que le ofrece, por ejemplo, el inodoro bidé Geberit AquaClean? ¿O es usted un amante del diseño universal? Sean cuales sean sus necesidades, simplificamos su vida cotidiana con soluciones de baño inteligentes.

Más espacio en el baño
Más limpieza en el baño
Un diseño más funcional en el baño
Más confort en el baño
Menos barreras en el baño
Más elementos fáciles de usar en el baño