¿Cómo de pequeño puede ser un lavabo?

No es casualidad que el seno, es decir, la profundidad de un lavabo estándar, se haya acabado fijando con el paso del tiempo en torno a los 48 centímetros. No solo la taza del inodoro, sino también los muebles y los accesorios suelen estar adaptados a esta medida.

Como ocurre con muchos elementos de uso cotidiano, esta normalización es consecuencia de la industrialización. En el pasado, los lavabos acostumbraban a ser mucho más grandes. Es decir, la tendencia va a la minimización. Es lógico. Los pisos, y con ellos los cuartos de baño y los aseos, también se han hecho cada vez más pequeños. Esta tendencia no se ha detenido sin más en los 48 centímetros: hoy en día, existe una amplia gama de minilavabos con un seno de 37 o incluso 25 centímetros que están especialmente diseñados para el aseo o baño de invitados de pequeñas dimensiones.

Lavarse las manos en el lavabo

Las preferencias de los holandeses

Lo que se considera aceptable depende totalmente del punto de vista de quién lo observa. Que las preferencias de las personas pueden ser bastante sorprendentes lo demuestra una mirada a los Países Bajos. Allí, la gente está encantada con los formatos pequeños, algo que no parece muy lógico si tenemos en cuenta la altura media de la población holandesa. De hecho, el motivo detrás de esta preferencia no es «físico», sino la tradición (arquitectónica).

La interacción es la clave

Tradición al margen, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de equipar el baño de invitados con un lavabo pequeño pero impecable?

  • La forma del seno: si hablamos de lavabos pequeños, el seno debe ser lo más grande posible. En este ámbito, a menudo nos encontramos con formas asimétricas con el grifo colocado a un lado para aprovechar el elemento al máximo e incluso ganar un poco de espacio de almacenamiento.
  • La profundidad del seno: obviamente debe haber espacio suficiente para mantener las manos bajo el agua. Esto es fácil de comprobar mediante un «ensayo en seco».
  • El tamaño del grifo: al encargar la reforma, es aconsejable mirar de cerca el lavabo y el grifo juntos y preguntarse: ¿dónde cae el chorro de agua en la cerámica? Los fabricantes de grifos suelen ofrecer también grifos más pequeños dentro de una línea destinada a soluciones para aseos y baños de invitados. Si está bien adaptado a la grifería, un lavabo pequeño también puede dar grandes alegrías.

Productos de baño

¿Qué baño le gustaría?

Un cuarto de baño bien elaborado responde a toda una serie de deseos y necesidades. Pero, ¿cuáles son sus necesidades? ¿Prioriza el espacio, la limpieza o el diseño? ¿Desea productos de fácil uso o prefiere ese plus de confort que le ofrece, por ejemplo, el inodoro bidé Geberit AquaClean? ¿O es usted un amante del diseño universal? Sean cuales sean sus necesidades, simplificamos su vida cotidiana con soluciones de baño inteligentes.

Más espacio en el baño
Más limpieza en el baño
Un diseño más funcional en el baño
Más confort en el baño
Menos barreras en el baño
Más elementos fáciles de usar en el baño